• English
  • Español
  • Русский
  • 中文
  • العربية

Tratamiento del Sistema Inmunologico con Celulas Madre

Tratamiento de trastornos inmunológicos

Enfermedad autoinmune (conocida como trastornos inmunes) es un término utilizado para describir enfermedades que disminuyen la actividad del sistema inmune o hacen que el sistema inmunitario sea demasiado activo. Cuando el sistema inmunitario está demasiado activo, ataca a los tejidos sanos y los daña en el proceso. Por el contrario, es decir, cuando el sistema inmunitario está activo, hace que el cuerpo sea vulnerable a las infecciones. Los trastornos autoinmunes se diferencian por el tipo de tejidos/órganos del cuerpo afectados.

Causas de enfermedad autoinmune

Para entender la enfermedad autoinmune, es necesario entender cómo funciona el sistema inmunológico. En casos normales, los glóbulos blancos (que son parte del sistema inmune) protegen el cuerpo contra las sustancias nocivas conocidas como antígenos (es decir, virus, bacterias, células cancerosas, etc.) El sistema inmunitario libera anticuerpos para destruir antígenos cuando invaden el cuerpo.

En individuos que sufren de enfermedad autoinmune, el sistema inmune tiene dificultades para diferenciar entre antígenos y tejidos corporales sanos. Esto resulta en reacciones violentas que destruyen los tejidos del cuerpo sanos/normales. El sistema inmune generalmente tiene dificultades para diferenciar entre antígenos y tejidos corporales sanos debido a los cambios que los antígenos y algunas drogas desencadenan cuando entran al cuerpo. Esto sucede entre las personas que tienen genes que los hacen susceptibles a los trastornos autoinmunes.

Síntomas de enfermedad autoinmune

Los síntomas de la enfermedad autoinmune incluyen, pero no están limitados a;

1. Destrucción de uno o más tipos de tejidos u órganos del cuerpo

2. Crecimiento anormal de órganos

3. Cambios en la función de un órgano/s. La enfermedad autoinmune generalmente afecta tejidos y órganos tales como; tejidos conjuntivos, vasos sanguíneos, músculos, articulaciones, glóbulos rojos, la piel y las glándulas endocrinas (páncreas o tiroides).

Tratamiento disponible

immune disordersEl tratamiento de la enfermedad autoinmune gira en torno a reducir/eliminar los síntomas, controlar el proceso autoinmune del cuerpo y mantener la capacidad del cuerpo para combatir enfermedades. El tratamiento varía según el tipo de enfermedad autoinmune. Algunos pacientes requieren suplementos para reemplazar la vitamina u hormona que el cuerpo no tiene. Los ejemplos de suplementos y vitaminas usados para tratar enfermedades autoinmunes incluyen; suplementos de tiroides y vitaminas como B12.

Si la enfermedad autoinmune afecta a la sangre, el tratamiento puede incluir transfusiones de sangre. Los trastornos autoinmunes que afectan las articulaciones, los huesos y los músculos reciben tratamientos que ayudan a impulsar el movimiento entre otras funciones. Algunos pacientes también pueden recibir medicamentos inmunosupresores, es decir, ciclofosfamida, micofenolato y azotioprina destinados a controlar las respuestas del sistema inmunológico.

Tipos de enfermedad autoinmune

Hay muchos tipos de enfermedades autoinmunes (más de 80 tipos diferentes). Comencemos discutiendo los más comunes:

1. Artritis Reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que causa inflamación de las articulaciones y de los tejidos y órganos circundantes. La artritis reumatoide se puede rastrear a infecciones y cambios genéticos/hormonales. La enfermedad hace que el sistema inmune libere anticuerpos unidos a los revestimientos de las articulaciones. Estos anticuerpos atacan las articulaciones causando síntomas como inflamación, hinchazón y dolor que afectan los dedos, las muñecas, las rodillas y los tobillos. La enfermedad comienza lentamente con dolor articular menor, fatiga y rigidez

Síntomas:

Síntomas de enfermedad pueden incluir;
• Rigidez matinal (que puede durar una hora o más) acompañada de sensibilidad y/o calor en las articulaciones.
• Dolor en las articulaciones.
• Pérdida del rango de movimiento en las articulaciones a lo largo del tiempo. Puede provocar deformación de la articulación.
• Dolor en el pecho (pleuresía).
• Ojos secos/boca.
• Ojos quemados o picazón que pueden ir acompañados de una secreción.
• Entumecimiento, sensación de hormigueo o ardor en los pies y las manos.
• Dificultades para dormir.

Diagnosis:

La artritis reumatoide generalmente se diagnostica con pruebas especiales, como el factor reumatoide y las pruebas de anticuerpos anti-CCP.
Otras pruebas incluyen; análisis de líquido sinovial, radiografías conjuntas, proteína C reactiva, ecografía/resonancia magnética de la articulación, hemograma completo y pruebas de velocidad de sedimentación globular.

Tratamiento:

Si no se trata, la artritis reumatoide puede causar daño permanente en las articulaciones. El tratamiento incluye medicamentos orales o inyectables destinados a reducir la sobreactividad del sistema inmunológico.

2. Lupus

El lupus es un trastorno del sistema inmunitario que ocasiona inflamación crónica que afecta a muchos órganos/sistemas corporales diferentes, como las articulaciones, las células sanguíneas, los riñones, la piel, el corazón, el cerebro y los pulmones. El lupus es difícil de diagnosticar simplemente porque sus signos/síntomas se parecen a los de otras enfermedades. El signo más notable es; una erupción facial que ocurre en ambas mejillas. Sin embargo, este síntoma es exclusivo de algunos casos de lupus, no de todos.

Causas:

Algunas personas son susceptibles al lupus desde el nacimiento. Otros pueden contraer lupus después de infecciones o exposición a algunas drogas o incluso a la luz solar. Las causas son, por lo tanto, ambientales y genéticas, aunque se ha descubierto que los medicamentos como algunos tipos de antibióticos, los medicamentos para la presión arterial y los medicamentos anticonvulsivos causan lupus.

Síntomas:

Vale la pena señalar que los síntomas del lupus pueden desarrollarse lenta o repentinamente. Los síntomas pueden ser leves o severos, temporales o permanentes. La mayoría de las personas que padecen lupus tienen síntomas leves caracterizados por episodios conocidos como bengalas. Estos episodios pueden empeorar y luego mejorar o desaparecer por completo durante un tiempo antes de volver a aparecer. También vale la pena señalar que los síntomas están sujetos a los sistemas del cuerpo afectados por la enfermedad.
Estos son los síntomas más comunes;
• Fiebre y fatiga.
• Rigidez, hinchazón y dolor en las articulaciones.
• Sarpullido facial en forma de mariposa que cubre las mejillas y el puente nasal.
• Lesiones de la piel (que pueden aparecer o empeorar después de exponerse a la luz solar).
• Fenómeno de Raynaud (los dedos de manos y pies de una persona pueden ponerse azules o blancos cuando se exponen a situaciones estresantes o frías).
• Dolor de pecho.
• Falta de aliento.
• Dolores de cabeza, pérdida de memoria y confusión.
• Ojos secos.

Doctores para enfermedad autoinmune:

Hable con el equipo médico de StemCells21 si tiene síntomas de lupus, como fatiga persistente o dolor, fiebre constante y fiebre facial inexplicable. Vale la pena señalar que el lupus no tiene cura. Los tratamientos disponibles están destinados a controlar los síntomas. Las personas que sufren de lupus inducido por medicamentos generalmente mejoran/se curan cuando dejan de usar el medicamento en cuestión.

Share StemCells21