• English
  • Español
  • Русский
  • 中文
  • العربية

Tratamiento de Artritis Reumatoide con Células Madre

Enfermedad Autoinmune: Artritis Reumatoide

La artritis reumatoide es un trastorno autoinmune que ocurre cuando el sistema de uno ataca su propio tejido. Cuando ocurre este ataque, el líquido se acumula en las articulaciones afectadas, lo que causa dolor en las articulaciones e inflamación gradual. La enfermedad ocurre principalmente en la articulación de las manos y los pies. Con el tiempo, el revestimiento de la articulación infectada no solo se daña, sino que también se pueden dañar los vasos sanguíneos, los pulmones, la piel e incluso el corazón.

Esta afección puede afectar a cualquier persona, pero parece afectar a un mayor porcentaje de mujeres mayores de 40 años. Normalmente, la persona infectada primero siente dolor en la articulación más pequeña del cuerpo y luego siguen síntomas como fatiga y pérdida de peso. En el 80% de la sangre de las personas que sufren de artritis reumatoide hay un anticuerpo llamado “factor reumatoideo”. Una prueba de sangre demostrará la presencia del anticuerpo. Examinar la articulación y estudiar las imágenes de ultrasonido también puede mostrar su presencia.

Lo que hace el análisis de sangre es buscar los anticuerpos que se encuentran en la AR y comprobar si hay un alto nivel de inflamación.
Las posibles formas de contraer esta enfermedad incluyen antecedentes genéticos, fumar y bacterias intestinales.
En condiciones normales, los síntomas deben estar en su lugar durante aproximadamente 3 meses para considerarlo un diagnóstico confiable. Dependiendo de la forma en que el cuerpo reaccione, la enfermedad puede crecer continuamente y empeorar progresivamente con el tiempo en algunas personas, mientras que otras disfrutan de un período más prolongado de estabilidad sin actividad ni síntomas de la enfermedad.

El equipo médico de StemCells21 aplica células madre para el tratamiento de la artritis reumatoide a fin de producir un resultado positivo y mejorar las condiciones y los síntomas del paciente.

Tratamiento de artritis reumatoide con células madre

Las células madre tienen propiedades regenerativas, inmunomoduladoras y antiinflamatorias y se usan para tratar varias enfermedades médicas y trastornos autoinmunes, como la artritis reumatoide. Células madre tienen la capacidad de transformarse y adaptarse para satisfacer las necesidades del entorno en el que se introducen.

Por ejemplo, cuando se coloca cerca del cartílago dañado, las células madre pueden transformarse en tejido de cartílago. La artritis reumatoide se describe como un trastorno inflamatorio crónico que se beneficia de las propiedades antiinflamatorias de las células madre.

¿Cómo se administran las células madre al paciente?

Hay dos formas conocidas de administrar células madre en el cuerpo; uno se realiza a través de un procedimiento quirúrgico mientras que el otro se administra mediante inyecciones directamente en la articulación de la artritis dañada.
Dependiendo del procedimiento, puede ser aconsejable utilizar imágenes médicas como la ecografía porque la inyección debe administrarse directamente en la articulación dañada.

¿Dónde se encuentran las células madre?

Las células madre mesenquimales son el tipo más común utilizado para el tratamiento de la artritis reumatoide, y se encuentran en el tejido adiposo (grasa), la médula ósea y el tallo de la sangre periférica. El proceso de recolectarlos de estas fuentes se llama “cosecha”.

1 – Médula ósea: del hueso del paciente. Se usa una aguja y una jeringa y al paciente se le administra un sedante antes de cosechar las células madre.

2 – Tejido adiposo (grasa): operación quirúrgica.

3 – Sangre periférica: tomar muestra de sangre.

Tipos de células madre

Tipos conocidos de células madre:
  • Células madre adultas (células madre mesenquimales alogénicas)
  • Células madre embrionarias
  • Células madre fetales
  • Células madre pluripotentes inducidas

De estos cuatro tipos de células madre, el tipo utilizado para tratar la artritis reumatoide son las células madre adultas.

Proceso de curación

Cada paciente es único y reacciona de manera diferente al tratamiento, por lo que el proceso de curación varía para cada caso.
La mayoría de los pacientes demoran aproximadamente de 2 a 3 meses para notar los resultados, mientras que otros pueden ver los resultados alrededor de 5-6 meses después del procedimiento.

Riesgos de tratamiento con células madre

La terapia con células madre en gran medida se considera segura porque las células madre utilizadas se obtienen del paciente, y esto minimiza por completo el riesgo de rechazo. La hinchazón y el dolor leve son el efecto secundario más común experimentado por los pacientes inmediatamente después del tratamiento.

Nuestro cuerpo utiliza células madre para reparar y reemplazar el tejido desgastado a diario. Cuando el cuerpo no puede reproducir las células madre, el poder regenerativo (la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo), somos propensos a enfermedades y lesiones.

Algunos efectos secundarios después del tratamiento con células madre pueden incluir fiebre, dolor de cabeza y náuseas. Estos efectos secundarios no duran más de 24 horas y son experimentados principalmente por personas sensibles a la anestesia leve administrada antes del inicio del procedimiento. No se informaron efectos secundarios negativos a largo plazo.

Un diagnóstico precoz y tratamiento rápido de artritis reumatoide con células madre pueden evitar la destrucción de las articulaciones, el daño de órganos y la discapacidad potencial.

rheumatoid arthritis treatment

Share StemCells21